Cuando tú eliges emprender e ir tras tus sueños tienes que actuar como la Ranita Sorda

Definitivamente cuando empezamos en este gran camino, el cual no cabe duda de que te llevará a realizar tus sueños . Sin embargo, en el transcurso del camino muchas personas te dirán lo contrario. Asi como los obstáculos nunca faltaran que le darán ese empujoncito a que la duda se vuelva más grande y trate de llevarte por otro camino. Por ello, quiero contarte esta fábula de repente ya la escuchaste. Pero siempre es bueno volverla a leer :

Un día un grupo de ranitas caminaban por un bosque cuando dos de ellas cayeron en un pozo muy profundo. Las demás ranitas  se reunieron alrededor y vieron que no podían rescatarlas. ¡Era demasiado profundo! Las dos ranas, movidas por un impulso de supervivencia, comenzaron a saltar, intentando salir del agujero, pero el resto de ranas les gritaban desde arriba: – ¡No lo sigas intentando! ¡No saldrán de ahí! ¡Ya están perdidas!

Las dos ranitas siguieron saltando, aunque una de ellas comenzó a desanimarse cada vez más, al escuchar a sus otras amigas ranitas. ¡No saltes más! – gritaban aún más fuerte sus compañeras- ¡No podrán salir de ahí, jamás! ¡Acepten el destino que les tocó, ya no insistan en cambiar! Las ranitas que se encontraban arriba seguían gritando y hacían gestos con los brazos para que las ranas se dejaran morir sin más, que dejarán de luchar por sobrevivir. Y una de ellas, al final cedió y cayó al suelo, en donde al fin murió. Sin embargo, la otra rana seguía saltando cada vez más, con más fuerza, con más intensidad… y en uno de sus grandes saltos, consiguió alcanzar el borde del agujero y salir al exterior. Las demás ranas la miraron boquiabiertas, sin saber qué decir. Estaban realmente sorprendidas de que aquella rana hubiera conseguido salir del agujero, a pesar de que todas le decían que lo dejará y que aceptará su destino.– ¿Cómo es que has conseguido salir?- le preguntó una de ellas- ¿No escuchabas cómo te decíamos que pararas? Y la rana, se encogió de hombros, les hizo señas para explicar que era sorda, y les dijo con signos que quería darles las gracias por haber confiado en ella. La pobre rana sorda se pensaba que en lugar de decir que parara, le estaban dando ánimos para que consiguiera salir.

¿Por qué decidí hoy poner está fábula? Porque quiero que entiendas que tú puedes hacer lo que te propongas pero para eso debes evitar escuchar los comentarios de los demás. Y es algo que aprendí.

No puedes aceptar una CRÍTICA CONSTRUCTIVA de alguien que NO HA CONSTRUIDO NADA.

Si bien es cierto muchos emprendedores conocerás y te ayudarán con algunos consejos a mejorar, en base a su experiencia. Pero respondeme algo: Una persona que no ha pasado nunca por tu proceso, ni le interesa pasar y sólo se burla de ti y te critica. ¿Crees que debas malgastar tu tiempo con esa persona? La respuesta la tienes tú.

Sé como esta grandiosa ranita ante todas las adversidades, ante todas las palabras ella lo tomó positivamente pensó que la estaban alentando. Igual haz tú, cada critica, burla, obstaculo tomalo como un empuje para seguir avanzando.

Sé que tienes un increíble potencial, por eso podemos hacer un grandioso equipo tenemos 20 vacantes.

Anímate y estarás en el equipo de ganadores y con los cuales llegarás a la cima. No lo dudes, proyéctate y visualiza donde quieres estar.

Si estas listo para vivir tus sueños contactame: http://bit.ly/39fHOKQ

Tu amigo y mentor.

RAFAEL DÍAZ TU MENTOR

1 comentario en “Cuando tú eliges emprender e ir tras tus sueños tienes que actuar como la Ranita Sorda”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *